Namibia

Namibia fue uno de esos viajes que a todo gran viajero le marcan, una mezcla de cultura, paisajes y experiencias que hicieron de éste un DESTINO en mayúsculas.

Aunque nuestro paso por Namibia fue rápido, vivimos momentos muy emocionantes. En nuestro viaje a África, quisimos combinar Namibia con Sudáfrica, por ello, estuvimos recorriendo éste país en coche de alquiler durante los primeros 7 días para después volar a Ciudad del Cabo desde Walvis Bay.

Namibia no es un país fácil, la mayoría de carreteras están sin asfaltar por lo que os recomiendo que si alquiláis un coche, este sea 4×4 para así viajar con mayor seguridad por las carreteras de gravilla que encontraréis en todo el país. Las distancias son largas, aseguraros de llevar el depósito lleno antes de aventuraros a cubrir dos destinos porque puede que entre ellos no encontréis gasolineras.  Nosotros reservamos nuestro coche a través de rentalcars

DSC07996

A continuación paso a detallaros nuestro itinerario de 7 días por el país:

Día 1: Llegada a Windhoek recogida del coche de alquiler-Parque Nacional Etosha
Día 2: Excursión Parque Nacional Etosha
Día 3: Etosha-Visita poblados-Swakopmund
Día 4: Swakopmund-Walvis Bay-Sesriem
Día 5: Duna 45, Deadvlei-Walvis Bay
Día 6: Vuelo Walvis Bay-Ciudad del Cabo

Día 1: Llegada a Windhoek

Volamos a Windhoek desde Munich en un vuelo de unas 9 horas. Al llegar, recogimos nuestro coche de alquiler, pusimos nuestro gps (previamente nos habíamos descargado los mapas en google maps para disponer de ellos sin conexión), y pusimos rumbo al que sería nuestro primer alojamiento: El Gabu game ranch

Después de pasar toda la mañana conduciendo, paramos a comer y llegamos a nuestro destino sobre las 16.00 de la tarde. Una vez allí, nos ofrecieron realizar nuestro primer “safari” por las el rancho, disfrutando de un atardecer y un picnic en medio de la sabana africana. Ésta fue nuestra primera experiencia y nos encantó, pudimos ver una familia de jirafas, cebras, ñus, impalas… Si queréis saber más sobre nuestra experiencia en el Gabus podeís leer el artículo completo en este enlace:

https://theblonde-traveller.com/2018/09/04/gabus-game-ranch-namibia/

 

 

 

Día 2: Excursión Parque Nacional Etosha

Ese día sonó temprano el despertador, la noche de antes en el alojamiento nos prepararon un picnic con una nevera, varios sandwiches, frutas, agua, para pasar el día en el que sería nuestro primer safari por libre.

Entramos por la puerta situada en el este del parque, puesto que ésta era la más cercana a nuestro alojamiento. Una vez entramos, pagamos la tasa en el primer camping y empezamos a recorrer caminos. Los primeros animales no tardaron en aparecer: guepardos, leopardos, impalas, ñus, cebras, elefantes, jirafas, todos poco a poco iban apareciendo y nosotros disfrutamos como enanos ante aquel espectáculo de la naturaleza.

Se nos pasaron las horas y horas en el coche con los ojos abiertos como platos en busca de animales. Nos dirigimos después de todo el día hacía la puerta por la que habíamos entrado (cierran sobre las 18.00, depende de la época del año en la que estemos, por lo que hay que calcular bien los tiempos y las distancias).

 

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Día 3: Etosha-Poblados-Swakopmund

Como cada día durante nuestro viaje por África, el despertador volvió a sonar temprano. Tocaba cruzar el país hasta llegar a la costa oeste de Swakopmund, lugar en donde passaríamos la noche.  Por el camino nos paramos en varias aldeas, repartimos entre los niños libros de colores, lapiceros así como balones de fútbol que previamente habíamos comprado en un supermercado. Fue una experiencia inolvidable.

Día 4: Excursión bahía Walvis Bay (Sandwich Harbour)-Sesriem

Nos levantamos temprano, ese día habíamos quedado con los chicos de Mola Mola en Walvis Bay para hacer la famosa excursión por Sandwich Harbour.  Tras una primera salida al pelícano point, donde pudimos ver estos animales de cerca, partimos en todoterreno hacia la bahía.

Poco a poco las dunas iban aumentando en  número y en tamaño, las vistas eran simplemente alucinantes. Las dunas aterrizaban directamente en la orilla del mar. Tras una carrera en 4×4 por las dunas llegamos a lo alto de una de ellas para disfrutar de un delicioso desayuno caliente.